Cambio climático

Reflexiones AXA

  • El cambio climático y los desastres naturales ya afectan a México y al mundo con costos crecientes.

  • AXA Seguros propone cuatro líneas de acción para prevenir, mitigar y asegurarse mejor ante los retos que México enfrenta en materia de cambio climático y terremotos.

Cambio climático

El cambio climático ya afecta a México y al mundo, con costos crecientes:

-El cambio climático es real y tiene efectos en todo el planeta:

Entre 1880 y 2012, la temperatura global aumentó 0.85°C.

Entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar aumentó 19 cm.

- En México los cambios son muy similares al resto del mundo. Nuestro país es uno de los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático: 15% del territorio, 68% de la población y 71% del PIB se encuentran altamente expuestos a los riesgos asociados con el cambio climático.

Uno de los principales riesgos es el mayor número e intensidad de huracanes, lluvias torrenciales, inundaciones y sequías.

El costo de estos fenómenos se ha multiplicado. Entre 2001 y 2010, el costo promedio anual por desastres fue 30 veces mayor en comparación con la década de 1980.

Este costo será mayor en las próximas décadas a menos que el fenómeno se revierta.

 

A México le conviene más prevenir:

Poner en práctica medidas para reducir en 50% las emisiones de gases implicaría una inversión tres veces menor (entre 0.7% y 2.2% del PIB) a los costos esperados.

 

 

 

Liderazgo global

Desde 1992, México ha desempeñado un papel activo y ha asumido un liderazgo internacional contra el cambio climático:

 

 

Sin embargo, la respuesta del país ha sido más reactiva que preventiva y hay retos pendientes:

- Entre 2007 y 2014, el gobierno asignó 12 veces más presupuesto a reconstrucción que a prevención, vía el FONDEN  (Fondo de Desastres Naturales) y el FOPREDEN (Fondo para la Prevención de Desastres Naturales).  En 2013, la OCDE recomendó que México incrementara su inversión en prevención del riesgo de desastres naturales.

- En años como 2010, los costos de los daños por sismos, actividad volcánica y fenómenos meteorológicos han superado hasta 600 veces los recursos del FONDEN.

- La elaboración y la actualización de los mapas de riesgo son otras tareas pendientes.

- Otra de las tareas pendientes es la baja penetración del sector asegurador en este ámbito. La industria de seguros es un aliado clave para la pronta recuperación de los negocios ante eventos catastróficos.

 

 

Terremotos

Los terremotos son la segunda causa de pérdidas económicas y humanas a causa de desastres naturales en México:

- Entre 2008 y 2012, los sismos y los desastres relacionados con actividad volcánica causaron al país daños por $10,942 MDP.

 

 

A partir del terremoto de 1985, el país avanzó en la creación de instituciones y mecanismos de prevención y respuesta, pero hay cinco retos pendientes:

- Falta de mapas de riesgo actualizados y detallados.

- Continúan creciendo los desarrollos urbanos en zonas de alto riesgo.

- Los sistemas de alerta temprana aún no abarcan zonas con alta incidencia de sismos.

- Falta de un Reglamento Nacional de Construcción o Edificación.

- La falta de cobertura de seguros privados de casas y PYMEs ante sismos. Los estados más expuestos a sismos cuentan con apenas 36% de las pólizas contra seguros en el país.

 

 

Seguros aliados

Un mercado eficiente de seguros es clave para lograr una mayor prevención y adaptación frente a los riesgos de desastres asociados con el cambio climático y los terremotos:

- Las pérdidas económicas más cuantiosas por desastres naturales ocurren en los países más desarrollados, ya que el capital expuesto es mucho mayor que en los países con menor desarrollo.

- Los desastres naturales en países en desarrollo resultan más perjudiciales para sus economías, porque su infraestructura es más frágil, los estándares de construcción son insuficientes y la cobertura de seguros es muy baja.

- Los sistemas de aseguramiento no sólo facilitan una recuperación más rápida. También, permiten ampliar la cobertura de inmuebles privados, como casas habitación y, consecuentemente, transferir o compartir el riesgo de las familias o el gobierno al sector privado de seguros.

 

El caso del huracán Odile, que afectó principalmente a Baja California Sur en septiembre de 2014, muestra que son necesarios mecanismos de financiamiento más sólidos ante desastres en el ámbito local:

- En Baja California Sur, la industria hotelera logrará recuperarse más rápido debido a la amplia penetración de los seguros, superior a 90%.

- En contraste, el fenómeno causó mayor carga financiera a las familias del estado, ya que sólo 5% estaban aseguradas contra daños causados por fenómenos hidrometeorológicos.

 

Cuatro propuestas

AXA Seguros propone cuatro líneas de acción para prevenir, mitigar y asegurarse mejor ante los retos que México enfrenta en materia de cambio climático y terremotos:

  1. 1. Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país: otorgar deducciones fiscales a empresas que participen en acuerdos voluntarios de reducción de emisiones; promover la inversión en transporte público bajo en emisiones y crear un programa que promueva el uso de vehículos eléctricos en el país; así como fomentar la eficiencia energética en el sector público y privado.
  2. 2. Mejorar las acciones de prevención y atención inmediata ante desastres: crear un Reglamento Nacional de Construcción o Edificación; actualizar el Atlas Nacional de Riesgos por localidad y crear un sistema de vigilancia que evite asentamientos humanos en zonas de alto riesgo; incrementar la cobertura de los sistemas de alerta meteorológica y sísmica del país; y diseñar protocolos de atención inmediata por parte de las aseguradoras ante desastres naturales de gran magnitud.
  3. 3. Impulsar nuevos esquemas de protección y aseguramiento: promover una regulación que fomente el aseguramiento obligatorio de viviendas contra desastres naturales en las zonas más vulnerables; crear un seguro catastrófico básico con opción a potencializarse, con la participación de gobierno y aseguradoras; extender la cobertura del FONDEN para cubrir a segmentos más altos de vivienda a través del INFONAVIT y el FOVISSSTE; aprovechar los programas federales Prospera y Crezcamos Juntos para fomentar la formalización y el aseguramiento de sus beneficiarios contra desastres naturales; aumentar la cobertura de los seguros paramétricos.
  4. 4. Fomentar la innovación para enfrentar los retos del cambio climático en el estado. Por ejemplo, es recomendable convocar a los innovadores y emprendedores del país para que diseñen soluciones en materia de reducción de emisiones de carbono, optimizar las  alertas de prevención y proponer soluciones en materia de energías renovables.

 

Cambio climático

El cambio climático ya afecta a México y al mundo, con costos crecientes:

-El cambio climático es real y tiene efectos en todo el planeta:

Entre 1880 y 2012, la temperatura global aumentó 0.85°C.

Entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar aumentó 19 cm.

- En México los cambios son muy similares al resto del mundo. Nuestro país es uno de los más vulnerables a los efectos adversos del cambio climático: 15% del territorio, 68% de la población y 71% del PIB se encuentran altamente expuestos a los riesgos asociados con el cambio climático.

Uno de los principales riesgos es el mayor número e intensidad de huracanes, lluvias torrenciales, inundaciones y sequías.

El costo de estos fenómenos se ha multiplicado. Entre 2001 y 2010, el costo promedio anual por desastres fue 30 veces mayor en comparación con la década de 1980.

Este costo será mayor en las próximas décadas a menos que el fenómeno se revierta.

 

A México le conviene más prevenir:

Poner en práctica medidas para reducir en 50% las emisiones de gases implicaría una inversión tres veces menor (entre 0.7% y 2.2% del PIB) a los costos esperados.

 

 

 

Liderazgo global

Desde 1992, México ha desempeñado un papel activo y ha asumido un liderazgo internacional contra el cambio climático:

 

 

Sin embargo, la respuesta del país ha sido más reactiva que preventiva y hay retos pendientes:

- Entre 2007 y 2014, el gobierno asignó 12 veces más presupuesto a reconstrucción que a prevención, vía el FONDEN  (Fondo de Desastres Naturales) y el FOPREDEN (Fondo para la Prevención de Desastres Naturales).  En 2013, la OCDE recomendó que México incrementara su inversión en prevención del riesgo de desastres naturales.

- En años como 2010, los costos de los daños por sismos, actividad volcánica y fenómenos meteorológicos han superado hasta 600 veces los recursos del FONDEN.

- La elaboración y la actualización de los mapas de riesgo son otras tareas pendientes.

- Otra de las tareas pendientes es la baja penetración del sector asegurador en este ámbito. La industria de seguros es un aliado clave para la pronta recuperación de los negocios ante eventos catastróficos.

 

 

Terremotos

Los terremotos son la segunda causa de pérdidas económicas y humanas a causa de desastres naturales en México:

- Entre 2008 y 2012, los sismos y los desastres relacionados con actividad volcánica causaron al país daños por $10,942 MDP.

 

 

A partir del terremoto de 1985, el país avanzó en la creación de instituciones y mecanismos de prevención y respuesta, pero hay cinco retos pendientes:

- Falta de mapas de riesgo actualizados y detallados.

- Continúan creciendo los desarrollos urbanos en zonas de alto riesgo.

- Los sistemas de alerta temprana aún no abarcan zonas con alta incidencia de sismos.

- Falta de un Reglamento Nacional de Construcción o Edificación.

- La falta de cobertura de seguros privados de casas y PYMEs ante sismos. Los estados más expuestos a sismos cuentan con apenas 36% de las pólizas contra seguros en el país.

 

 

Seguros aliados

Un mercado eficiente de seguros es clave para lograr una mayor prevención y adaptación frente a los riesgos de desastres asociados con el cambio climático y los terremotos:

- Las pérdidas económicas más cuantiosas por desastres naturales ocurren en los países más desarrollados, ya que el capital expuesto es mucho mayor que en los países con menor desarrollo.

- Los desastres naturales en países en desarrollo resultan más perjudiciales para sus economías, porque su infraestructura es más frágil, los estándares de construcción son insuficientes y la cobertura de seguros es muy baja.

- Los sistemas de aseguramiento no sólo facilitan una recuperación más rápida. También, permiten ampliar la cobertura de inmuebles privados, como casas habitación y, consecuentemente, transferir o compartir el riesgo de las familias o el gobierno al sector privado de seguros.

 

El caso del huracán Odile, que afectó principalmente a Baja California Sur en septiembre de 2014, muestra que son necesarios mecanismos de financiamiento más sólidos ante desastres en el ámbito local:

- En Baja California Sur, la industria hotelera logrará recuperarse más rápido debido a la amplia penetración de los seguros, superior a 90%.

- En contraste, el fenómeno causó mayor carga financiera a las familias del estado, ya que sólo 5% estaban aseguradas contra daños causados por fenómenos hidrometeorológicos.

 

Cuatro propuestas

AXA Seguros propone cuatro líneas de acción para prevenir, mitigar y asegurarse mejor ante los retos que México enfrenta en materia de cambio climático y terremotos:

  1. 1. Disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país: otorgar deducciones fiscales a empresas que participen en acuerdos voluntarios de reducción de emisiones; promover la inversión en transporte público bajo en emisiones y crear un programa que promueva el uso de vehículos eléctricos en el país; así como fomentar la eficiencia energética en el sector público y privado.
  2. 2. Mejorar las acciones de prevención y atención inmediata ante desastres: crear un Reglamento Nacional de Construcción o Edificación; actualizar el Atlas Nacional de Riesgos por localidad y crear un sistema de vigilancia que evite asentamientos humanos en zonas de alto riesgo; incrementar la cobertura de los sistemas de alerta meteorológica y sísmica del país; y diseñar protocolos de atención inmediata por parte de las aseguradoras ante desastres naturales de gran magnitud.
  3. 3. Impulsar nuevos esquemas de protección y aseguramiento: promover una regulación que fomente el aseguramiento obligatorio de viviendas contra desastres naturales en las zonas más vulnerables; crear un seguro catastrófico básico con opción a potencializarse, con la participación de gobierno y aseguradoras; extender la cobertura del FONDEN para cubrir a segmentos más altos de vivienda a través del INFONAVIT y el FOVISSSTE; aprovechar los programas federales Prospera y Crezcamos Juntos para fomentar la formalización y el aseguramiento de sus beneficiarios contra desastres naturales; aumentar la cobertura de los seguros paramétricos.
  4. 4. Fomentar la innovación para enfrentar los retos del cambio climático en el estado. Por ejemplo, es recomendable convocar a los innovadores y emprendedores del país para que diseñen soluciones en materia de reducción de emisiones de carbono, optimizar las  alertas de prevención y proponer soluciones en materia de energías renovables.