SISMO DE 1985, SIEMPRE EN NUESTRA MEMORIA

Este 19 de septiembre conmemoramos un año más del sismo de 8.1 grados Richter que sacudió a la Ciudad de México en 1985, el cual dejó a su pasó una ola de devastación tanto de bienes materiales como vidas humanas.

Ese día marcó un parteaguas en la historia de nuestro país que cambió desde leyes sobre construcciones hasta normas de seguridad en casas, escuelas y oficinas. 

¿CÓMO SE PRODUJO?

La actividad sísmica tuvo su epicentro en el Océano Pacífico mexicano, cerca de la desembocadura del río Balsas, a 15 km de profundidad.

La onda se propagó en dirección sudeste, hacia la Ciudad de México, triplicando su intensidad en el camino.

La cuenta de la capital al ser en su mayoría suelo blando amplificó las ondas sísmicas, causando movimeintos oscilatorios y trepidatorios.

 

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

Las estructuras más dañadas se localizaron en el Centro Histórico y en las colonias Doctores, Roma, Tlatelolco y Tepito. El Dr. Takeshi Mikumo, del Instituto de Geología, contabilizó  757 edificios colapsados y más de siete mil viviendas derrumbadas total o parcialmente.

 

Por otra parte, los hospitales perdieron más de 2 mil camas a raíz del sismo. El Centro Médico Nacional y el Hospital General fueron altamente dañados, incluso, posterior al sismo, se creó una norma para no permitir la construcción de hospitales de primer nivel en el Centro Histórico.

Pero eso no fue todo. Más de mil escuelas quedaron inutilizadas; el sistema de abastecimiento de agua potable y la red eléctrica también falló en diferentes colonias.

 

PELIGRO INMINENTE

Víctor Manuel Cruz Atienza, jefe del depto. de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM, alertó que un terremoto como el de 1985 puede volver a ocurrir con una intensidad del doble o triple que el vivido hace 32 años.

Además añade que por las características del suelo en que está asentado la CDMX es “un depósito de sedimentos, de arcillas, en cuencas que hubo hace miles de años, con alto contenido de agua que produce una “amplificación muy grande” de las ondas sísmicas que provienen de la zona del epicentro del sismo, que puede llegar a representar 500 veces más.

 

PREVENCIÓN

Nuestro país es susceptible a movimientos sísmicos, por ello es necesario aumentar la prevención y conocimiento de las acciones a tomar en cuenta sí se presenta uno.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN CASO DE SISMOS ANTES DURANTE DESPUÉS • Ubicar lugares seguros dentro y fuera de la vivienda. • Aprender primeros auxilios. • Disponer de Kit de supervivencia (linterna, radio con pilas, silbatos, comida enlatada y botiquín de primeros auxilios. • Conocer la ubicación de las llaves de luz, agua y gas. • No guardar objetos pesados en partes altas (estanterías o armarios). • Mantener en un lugar seguro sustancias peligrosas. • Mantener la calma • No encender fósforos ni velas, por posibles fugas de gas. • Resguardarse en las zonas de seguridad ya establecidas. • Mantenerse alejado de vidrios y cornisas. • No correr en zonas de paso vehicular. • Si esta manejando, detener el vehículo. • Si esta en un edificio, usa escaleras no elevadores. • Estar atentos a menores de edad, minusválidos y personas de la tercera edad. • Verificar si tú o alguien más resultó herido. • Examinar que no haya incendios o algo que pueda provocarlos. • Esperar las réplicas. • Apagar sistema eléctrico y de gas. • Antes de reingresar a su domicilio u oficina, evaluar los daños en la estructura. • Tener siempre a la mano los números de emergencia. • Ser solidarios con las victimas.

 

Aunque ya se ha escrito mucho sobre el acontecimiento, siempre es importantes mantener presente lo ocurrido y transmitirlo a las nuevas generaciones para recordar a las víctimas de esa día, pero también, para estar preparados para sismos de gran magnitud como el de 1985.