Autor: Daniel Bandle, Director General AXA México

El largo camino de la reconstrucción

Estamos a mediados de diciembre y el termómetro marca 30 grados Celsius mientras sopla un fuerte viento en la zona La Ventosa del sur de Oaxaca.

Han pasado tres meses y medio desde el terremoto del 7 de septiembre y hoy, visitamos Unión Hidalgo, una de las comunidades  más afectadas por este suceso.

La mayoría de los habitantes que conocimos nos dijeron que estaban dormidos pero lograron huir de sus casas cuando la tierra se movió a las 23:45 horas. Desde la seguridad de la carretera, observaron cómo los edificios temblaban, se rompían y algunos colapsaron. Siguieron días de fuertes lluvias y cientos de réplicas que hicieron que lo poco que quedaba de pie, se cayera. Al caminar por el pueblo, parece difícil creer que "solo" murieron 8 personas en esta comunidad de 13,000 habitantes pues casi no ha sobrevivido ninguna esquina en las calles, los demás edificios entre escombros, esperan la demolición.

Alfonso Serrano, fundador de 'Construyendo' y su equipo nos mostraron cómo va el proceso de reconstrucción. Su ONG tiene como objetivo reconstruir escuelas y más de 1000 casas en esta localidad. Pero el proceso no es fácil: cada habitante debe firmar un contrato y contribuir al costo, que igual está pagado por la asignación de reconstrucción que brinda gobierno.

Pueden elegir entre dos casas prototipo diseñadas para satisfacer las necesidades locales y resistir tanto terremotos como inundaciones, que conllevan un riesgo aún mayor en esta área.

Ayudar a la gente a regresar a la normalidad es tan importante como reconstruir sus casas. Es por eso que Construyendo también brinda apoyo psicológico y de apoyo comunitario, como por ejemplo, la instalación de un sistema de filtrado de agua en la cocina comunitaria dirigido por mujeres locales. Esta cocina comenzó sirviendo tres comidas al día hasta para 150 personas, ahora solo sirven 50 comidas y albergan varios talleres para proporcionar estrategias para afrontar esta situación. Nos consta la gran labor y dedicación que ponen pues nuestra sopa de pasta, verduras y carne, acompañada de tortillas, era deliciosa.

El tema más preocupante es que la cobertura del seguro privado apenas existe en lugares con escasos recursos como Unión Hidalgo. Actualmente, AXA México apoya activamente el trabajo de Construyendo a través de nuestra Fundación y al mismo tiempo, tenemos un objetivo muy claro: lograr que todas las casas reconstruidas en comunidades rurales tengan cobertura de seguro en el futuro. Para lograrlo, ya estamos trabajando con la asociación de seguros de México, AMIS y las autoridades federales para lograrlo.