AXA Seguros Mexico Acceso Cliente

Saber qué ocurre al conducir con exceso de estrés es primordial para entender comportamientos en la vía pública y tratar de modificarlos.

 

Google define el estrés como “un estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal; suele provocar diversos trastornos físicos y mentales”.

 

En este blog hablaremos concretamente del estrés presente en la conducción, lo que suele generar conductas tan comunes que perdemos de vista los riesgos que conllevan, como autos siniestrados en accidentes viales, tránsito y caos vial.

 

Tipos de estrés vial y sus afectaciones

Estrés por condiciones viales.

Un malestar común en los conductores son los retrasos o afectaciones por terceras personas. Hablamos de situaciones fuera de su control como semáforos descompuestos, tráfico, baches, etc.

Lo que ocurre al conducir con este tipo de estrés en exceso es el aumento de agresividad hacia otros conductores.

 

Estrés por accidentes vehiculares pasados.

Conocido como estrés post traumático. Este padecimiento genera en la persona ante el volante una actitud temerosa y distraída, además de precauciones extremas.

 

Amaxofobia, miedo a conducir.
A diferencia del punto anterior, las personas quedan paralizadas ante cualquier inconveniente por mínimo que sea. Además, se presentan reacciones físicas exageradas. Puedes identificar si padeces amaxofobia en este test.

 

Estrés como hábito de vida.

Otra forma en que el estrés afecta la conducción son los problemas personales. Muchos conductores liberan el agotamiento mental con excesos de velocidad, agresión a otros conductores, actitud poco solidaria, entre otras.

 

Estrés de conductor primerizo.

Común en conductores jóvenes o con poca experiencia al volante. Sus reacciones son ambivalentes: demasiado cautelosas o sumamente exageradas. Por ejemplo, pueden tardar algunos minutos en dar vueltas sencillas o acelerar de golpe.

 

Te puede interesar: 3 elementos clave para conducir más seguro

 

Medidas para evitar el estrés

Ya hemos hablado de algunas medidas para reducir el estrés cotidiano, y aunque algunos aplican para evitarlo dentro del coche, aquí te compartimos otras medidas efectivas para tus viajes del día a día:
 

Crea un ambiente de suma comodidad.
Tu música favorita, una fragancia añorable y objetos decorativos de tu agrado serán elementos perfectos para hacerte sentir sumamente agusto al interior de tu auto.

 

Cuida la temperatura.
Estudios revelan que altas temperaturas se relacionan con la irritabilidad y cansancio.

 

Explora nuevas rutas.

El tráfico se creará sin previo aviso. Para evitar el estrés que éste propicia procura cambiar de ruta constantemente. Nuevos atajos te harán evitar atascos vehiculares.

 

Estos datos de la Fundación CEA son de gran utilidad para entender las conductas vehiculares en el día a día. Si te encuentras con conductores que las presentan, te invitamos a propiciar la solidaridad y paciencia por un corredor vial seguro para todos.