AXA Seguros Mexico Acceso Cliente

El día a día influye en tu estado mental. Conoce las claves para mejorar tu salud emocional y desarrollar todo tu potencial.

 

Tener una buena salud mental se refiere a lograr el bienestar psicológico en general; es decir, cómo te sientes contigo mismo y con los que te rodean, la calidad de tus relaciones y tu capacidad para gestionar tus propias emociones y afrontar las dificultades.

 

Conoce cómo podrás alcanzar el equilibrio emocional que necesitas a través de tu estilo de vida saludable.

 

Te puede interesar: ¿Por qué tener un plan de salud masculina?

 

Descansa lo suficiente: Duerme de 7 a 8 horas cada noche para desempeñarte de manera óptima y ser más productivo.

 

Come bien: Si cuidas tu cuerpo con alimentos sanos y naturales, este te responderá de forma positiva.

 

Ejercítate: Al realizar alguna actividad física liberamos endorfinas, unas sustancias químicas que mejoran nuestra energía y estado de ánimo.

 

Haz cosas por el bien de los demás: Tu autoestima se mantiene sana cuando te sientes útil y valorado por lo que haces para ayudar a los otros.

 

Sé disciplinado: Vuélvete riguroso con tus horarios de comida y de descanso; al respetarlos, sigues los ritmos naturales que más benefician a tu cuerpo.

 

Aprende y descubre cosas nuevas: Ya sea leer un libro que te interese, visitar un museo, aprender un nuevo idioma o viajar a un lugar desconocido.   

 

Disfruta la belleza de la naturaleza o el arte: Un simple paseo por un parque o contemplar una obra artística sirve para reducir el estrés y la ansiedad.

 

Reconoce tus emociones y acéptalas: Para disfrutar la vida, sé flexible con los cambios y sé tolerante contigo mismo, con lo que sientes.

 

No compitas: Esta es una forma no sana de relacionarte con los demás. Solo genera desgaste psicológico.

 

Medita: Es una buena manera de mantener en orden tu mente y tus emociones.

 

Date tiempo para no hacer nada: Desconéctate por unos instantes y haz un alto. De vez en cuando mereces sentir este placer, para después seguir con el ritmo habitual de tu vida.

 

Quizá te interese: ¿Estresado? Decídete a reducir el estrés con estos consejos

 

Como puedes ver, el equilibrio emocional implica cuidar tu mente y tu cuerpo. Además de aplicar estas pautas, no olvides protegerte con un seguro de vida que te de el bienestar y tranquilidad que requieres.