AXA Seguros Mexico Acceso Cliente

¿Te has preguntado qué pasaría si utilizas el freno de mano cuando un vehículo está en marcha? Descubre las consecuencias de esta acción.

 

¿Qué pasa si pones el freno de mano mientras conduces?

 

Originalmente, el freno de mano se diseñó como un mecanismo de seguridad auxiliar para inmovilizar un automóvil estacionado, muy diferente a los frenos hidráulicos que se utilizan para detener un auto en movimiento. Actualmente, existe una técnica llamada drifting que consiste en superar curvas cerradas a altas velocidades.

 

En este tipo de espectáculos, si elevas el freno durante una curva, tu auto derrapará de forma alucinante. No obstante, la realidad es muy diferente. Con esta maniobra, es altamente probable que ocurra un percance automovilístico. Si quieres saber algunos tips sobre prevención de accidentes viales, da clic aquí.

 

¿Estándar o automático?

En los autos estándar, la activación repentina del freno de mano a altas velocidades bloqueará las llantas traseras y hará que pierdas el control del automóvil. En ese caso, golpear algún objeto (por diminuto que sea) podría causar un percance automovilístico donde tu coche dará vueltas de campana. Por ello, el freno de mano debe ser utilizado como un último recurso de emergencia.

 

En los coches automáticos, la respuesta es muy distinta, ya que el vehículo disminuirá poco a poco su velocidad hasta detenerse por completo, también emitirá un sonido de alerta sobre la activación de freno de mano durante la marcha. Los vehículos con esta transmisión son incapaces de derrapar a voluntad del conductor.

 

Daños a tu automóvil

 

A pesar de protegernos de percances automovilísticos mayores, usar el freno de mano al conducir daña los frenos hidráulicos ubicados en las ruedas, ocasionando fricción y desgaste de las pastillas o el disco interno. Al detener un auto mediante este sistema de emergencia, la temperatura del motor se elevará por encima de los niveles estandarizados y el tablero te indicará que algo no anda bien con tu vehículo.

 

La falta de atención a este problema ocasionará daños al radiador y a las tapas de cilindros. Frenar de esta forma constantemente te obliga a reparar o reemplazar el freno periódicamente, siempre llevado a cabo por un técnico calificado.

 

Ahora ya sabes lo que sucede si frenas de forma precipitada con el freno de mano, te recomendamos recurrir a este método lo menos posible. Si deseas moverte de manera segura sin preocuparte por contratiempos en el camino, te recomendamos un seguro de autos que te proteja de imprevistos y te brinde la tranquilidad que necesitas.

 

Fuentes:

El Universal

Carfax